A la hora de elegir el mejor sistema de climatización para tu negocio u oficina es importante que consideres dos puntos fundamentales.

El primero, que una buena climatización asegurará un ambiente laboral acogedor y agradable, tanto para los empleados como para los clientes.

El segundo, que la calefacción puede convertirse en uno de los mayores gastos energéticos de tu empresa. Es fundamental seleccionar correctamente cómo climatizamos el negocio para poder realizar ahorros importantes en el consumo energético.

Cinco factores importantes que influyen en el  rendimiento de la calefacción

Antes de elegir el tipo de calefacción adecuada para tu empresa es necesario analizar ciertas cuestiones que influyen directamente en el mejor funcionamiento del sistema de climatización. No es lo mismo un negocio instalado en un local de dos pisos, con amplios ventanales, que otro que tiene un espacio de 50 x 30.

Prestá atención a nuestros siguientes tips:

Tené en cuenta el clima de la región donde se encuentra tu empresa

Las consecuencias del efecto invernadero y cambio climático impactan directamente en los climas de cada localidad. Estaciones frías y cálidas menos diferenciadas y aumento de las precipitaciones influyen directamente en el tipo de calefacción necesaria.

Es importante que consideres los posibles efectos contaminantes de cada sistema de calefacción, ya que la emisión de gases y la falta de ahorro energético tienen consecuencias directas en el medio ambiente.

Asegúrate tener absoluto control sobre tu sistema de calefacción

Si puedes controlar tu sistema de climatización de acuerdo a las necesidades de las personas que trabajan en tu empresa contribuirás directamente al ahorro energético.

Elige un sistema de calefacción con un mantenimiento sencillo

Esto ahorrará gastos innecesarios. Lo habitual es que puedas realizar una revisión de mantenimiento una vez al año.

Siempre priorizá la calidad de tu futuro sistema de calefacción. Recordá que lo barato, a la larga, puede resultar caro.

Sistema de climatización colectivo o individual

Aunque el costo de instalación pueda ser más elevado terminarás ahorrando en el consumo energético a largo plazo. Este punto es clave, fundamentalmente para propietarios de locales en galerías, por ejemplo.

Tipos de sistemas de calefacción para locales y oficinas

Ahora que ya sabes que detalles tener en cuanto a la hora de elegir cómo calefaccionar tu oficina, te contamos las modalidades de climatización para que elijas la que más se adecúa a tus necesidades.

Calefacción por losa radiante

Mediante tubos instalados en el suelo, se calienta el ambiente, sin que el equipo sea visible y ocupe espacio. El agua contenida en los tubos llega a una temperatura de 40° y el calor se reparte en forma homogénea por todo el local.

La desventaja que presenta es que puede demorar en alcanzar la temperatura deseada.

Calefacción por energía eléctrica

El equipamiento para calefaccionar por medio de electricidad puede instalarse en cualquier ámbito que necesites, no requiere de gastos excesivos de mantenimiento y se puede programar con mucha facilidad.

Además, es una de las formas de climatización más seguras, ya que no existe el riesgo de explosión.  

Calefacción por gas

Es una de las formas más utilizadas para climatizar comercios y oficinas,  ya que el gas natural es eficiente y no contamina.

Es una alternativa interesante en cuanto a las posibilidades de ahorro, es más económica que por ejemplo, los sistemas de calefacción por energía eléctrica, y los costos de instalación se amortizan en menor tiempo.  

Cómo lograr la temperatura ideal en invierno en comercios y empresas

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene Laboral de España, resulta imposible especificar condiciones termohigrométricas para satisfacer a todas las personas que trabajen o se encuentren en un lugar específico.

Sin embargo, se debe tender a satisfacer a la mayor cantidad de personas mediante los sistemas tanto de calefacción como de refrigeración. La temperatura ideal de calefacción en lugares cerrados debería permanecer entre los 19° y los 23°.

Utilizar los sistemas de calefacción a mayor temperatura, implica mayor consumo energético, sequedad en el ambiente e incomodidad de las personas.

Es importante recordar que las nuevas tecnologías posibilitan incorporar termostatos para el control de la temperatura óptima como así también la utilización de aplicaciones instaladas en los teléfonos celulares.

Recuerda que siempre es importante mantener los ambientes ventilados y controlar la circulación del aire.

Ahora que sabes más de los sistemas de calefacción para espacios laborales, ¿cuál es el más indicado para tu entorno?